(LEANDRO N. ALEM) La gestión del agua ha de ser una preocupación de todas las organizaciones, sea cual fuere su actividad productiva. Entendiendo que la responsabilidad ambiental debe superar el deber legal. Desde COFRA (Cooperativa Frigorífica Leandro N. Alem Limitada) este deber se pone en práctica a través de la utilización de diferentes recursos e inversión económica tendiente a cuidar y preservar el medio ambiente, como así también el aprovechamiento de subproductos generados.

La Cooperativa Frigorífica Leandro N. Alem Limitada, desde sus inicios, lleva adelante diferentes acciones relacionadas al cuidado del ambiente y de los espacios donde desarrolla sus actividades, ya sea en chacras de los productores (zona rural) como en sus plantas industriales (zona urbana). Es en esta última, donde el trabajo requiere mayor exigencia y responsabilidad, dado que las plantas industriales se han integrado al ejido urbano. COFRA se ocupa de realizar el tratamiento de las aguas y gases residuales generados y convivir en sociedad, a partir de sistemas diseñados especialmente, que permiten su integración a la naturaleza sin perjudicarla y al mismo tiempo, generan subproductos útiles para otros procesos productivos.

El gerente de producción, médico veterinario, Sergio Peñalva Jost explicó que “la planta industrial de COFRA en Leandro N. Alem, es el resultado del trabajo de muchos técnicos y profesionales, que desde sus inicios, velaron por el cuidado del ambiente”. Concretamente este trabajo considera el tratamiento de todos los líquidos y gases residuales de los procesos industriales que allí se desarrollan. Al mismo tiempo,en la producción primaria de cerdos se trabaja con los efluentes líquidos transformándolos en abono, como recurso de gran valor en las chacras.

Desde sus inicios, uno de los pilares del proyecto COFRA, ha sido el gran equipo técnico que diseñó este sistema de integración productiva, cooperativo, único en la Argentina. Estos técnicos fueron quienes desarrollaron los sistemas de tratamientos de efluentes, que se ajustan a las necesidades de la industria y responden en un todo a las exigencias de los organismos de control (SENASA, Municipalidad de Leandro N. Alem y Ministerio de Ecología y RNR de Misiones). De esta forma es posible devolver el agua usada en los procesos industriales nuevamente a la naturaleza. Con esta misma lógica, ha implementado procesos para reducir las emisiones de gases (vapores de cocción) en sus líneas de producción. Estas acciones sirven de guías para otras industrias de iguales características en Misiones y la región.

Es importante destacar que el mismo celo en el cuidado de los procesos industriales, se traslada al manejo de los efluentes de las granjas porcinas que se ubican en las cuencas productivas de la Cooperativa. En piletas especialmente diseñadas, los efluentes líquidos se transforman en abono, producto de alto valor biológico que mejora la calidad de los suelos y consigue generar ingresos económicos por la mejora en los rendimientos de los cultivos donde se los utiliza. La asistencia técnica de COFRA busca incentivar a los productores para alcanzar la mirada integral de la chacra como un sistema, que debe permitir la mejora de la calidad de vida de las familias.

Transformación

La Cooperativa Frigorífica Leandro N. Alem produce alimentos de origen animal, siendo la industria más grande de embutidos y chacinados de la región. El eje de los procesos industriales e institucionales sucede en la localidad homónima donde se encuentra ubicada tanto la administración como la planta frigorífica.

Comenzó siendo un emprendimiento en una zona periurbana de Leandro N. Alem, pero luego de 30 años, se ha integrado al ejido urbano. Este escenario de integración, fue determinante al momento de profundizar acciones que garanticen el compromiso medio ambiental.

“Tenemos el objetivo como cooperativa de ser ambientalmente sostenibles. Para ello, no estamos solos, contamos con la invaluable colaboración de los vecinos como así también de las autoridades quienes ejercen el rol de contralor en de los procesos que aquí se desarrollan y que buscan evitar la contaminación del ambiente”, precisó Sergio Peñalva Jost.

Planta de tratamiento de efluentes

Toda el agua usada en los proceso de faenas e industrialización de la carne, es conducida hasta la planta de tratamiento de efluentes líquidos, donde da inicio a todo el proceso. Existen diferentes pasos que se describen brevemente:
Separación de sólidos; decantador primario; pileta de anaerobiosis; decantador secundario; lechos de secado; pileta facultativa; piletas aeróbicas; sector de filtrado natural camalotes (Eichhornia crassipes)y vetiver (Chrysopogon zizanioides)

La totalidad del agua usada en la planta industrial de COFRA, inexorablemente tiene como destino esta secuencia de pasos. El proceso representa un sistema continuo de piletas dispuestas en forma de cascada que concluye el tratamiento en una pileta final donde se destaca el uso de Camalotes (Eichhornia crassipes) y por último, antes de integrarse al cauce natural, es sometido al filtrado con “Vetiver” (Chrysopogon zizanioides) que completa todo el ciclo de filtrado natural. Es en este punto, donde se realizan los análisis exigidos (demanda biológica de oxígeno y demanda química de oxígeno DBO/DQO) para garantizar que este efluente no genere un impacto negativo en el ambiente.

Del lecho de secado mencionado, se obtiene luego de su deshidratación, un abono de alta calidad para horticultura y floricultura. Sus principales características están relacionadas a la cantidad de materia orgánica que posee como así también el aporte de minerales como nitrógeno fósforo y potasio.

Como se ha mencionado anteriormente en los pasos del tratamiento, COFRA utiliza un filtrado final natural con Vetiver (pasto de origen centroamericano). Esta planta posee propiedades fitorremediadoras, que permite sanear suelos o aguas. Las raíces de Vetiver crecen libres en el agua, cumpliendo la función de purificarla antes de verterlas en el cauce del arroyo que atraviesa la propiedad de la institución.

La institución está trabajando de manera permanente para alcanzar la “economía circular: ser sostenibles, sustentables y auditables como parte de la responsabilidad social empresaria de la Cooperativa”.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.