Durante el último año, las economías regionales sufrieron un fuerte impacto. Cayeron las exportaciones, la pobreza creció, la brecha tecnologica se agudizo, los ingresos se congelaron y hasta se perdieron puestos de trabajo. Muchas oportunidades se perdieron, pero también, de la mano de la aceleración tecnológica, muchas puertas de abrieron. Producir y ser productivo en Argentina son paradigmas que hoy nos interpelan ya que la pandemia aceleró los nuevos modos de compraventa adecuados a las tecnologías y, el sector agroalimentario no fue la excepción.

En el caso de los productores agropecuarios, estas problemáticas no son sino uno de los tantos factores que ponen en riesgo el trabajo de meses del productor ya que están sujetos a las inclemencias climáticas o los desastres forestales. Producir no es solo labrar la tierra, tirar semillas y esperar que crezca para cosechar. Es mucho, muchísimo más. Desde evaluar lo que puede producir, cómo logrará hacerlo, quiénes estarán colaborando, créditos a los que puede acceder, la elección de los mejores mercados donde ofrecerá, las dificultes en las compra y venta que pueda tener, evaluar qué hacer si el clima afecta su producción. Y así se podrían ir enumerando los desafíos diarios a los que están expuestos.

A todo ello se debe sumar un aspecto más que vino a darles solución, pero también un trabajo más: la tecnología. De ella se sirven para desarrollar nuevas formas de producción, ya sea en el campo como en las fábricas para elaboración de productos alimentarios. Pero además de ese desarrollo hoy en día estamos cada vez más cerca de ubicar cada producto en mercados que quizás por la distancia no se podía o se dificultaba llegar.

La pandemia dejó en descubierto la necesidad de acoplarse a la venta on line y aprovechar lo que la tecnología de las comunicaciones ofrece al productor. Pero, como se mencionó, es un trabajo que requiere conocimiento y capacitación; en resumen, más tiempo que el productor ya no tiene. Y es desde ese lugar que se gestó E-LEVENC, una plataforma virtual que facilita la visibilización del productor promoviendo el contacto directo y abierto para concretar operaciones comerciales y de donación. Es un supermercado virtual con geolocalización, en donde se pueden recorrer las góndolas de los productos agroalimentarios conociendo su lugar de origen y puntos de ventas o distribución, realizar búsquedas específicas por categorías de productos e incluso, y a través de la geolocalización, conocer a qué distancia están para evaluar costos de transporte, e incluso, elegirlo.

Hoy en día E-LEVENC cuenta con más de 150 empresas agroalimentarias que ya se activaron dentro de la plataforma ofreciendo más de mil productos diferentes. Allí tienen la facilidad de ingresar para cambiarles costos, imágenes y descripciones según convenga. Desde materias primas a granel hasta alfajores y mermeladas con empaque y etiqueta, todos tienen su lugar y son protagonistas de su negocio ya que la plataforma no tiene intermediarios ni cobra comisiones.

Asimismo, trabaja mancomunadamente con organizaciones e instituciones publicas y privadas para acercar los beneficios del sitio a la mayor cantidad de actores que cuenten con el perfil agroalimentario. De este modo nadie debiera perder la oportunidad de trabajar dignamente y de alimentarse sanamente, como es el caso de los comedores sociales que también cuentan con un perfil para activar alarma.

“Estamos sembrando y en algún momento cosecharemos los resultados. La experiencia y la actividad no va a ir orientando y enseñando” expresó Jorge Chemes, presidente de Confederaciones Rurales Argentinas al presentar el proyecto al resto de las confederaciones luego de la firma del convenio CRA-E-LEVENC. Y es así, esta es la manera en que creemos que es posible salir adelante, no sólo siendo todos parte de una comunidad agrícola alimentaria, sino sintiéndonos que estamos mas cerca que nunca sin importar la distancia; que tenemos un mismo objetivo y que trabajamos por un mismo fin.

La gran misión que los embandera es la de dejar una huella, planteando nuevas reglas de hacer negocios con fuerte compromiso social. E-LEVENC es una empresa comercial con propósito social, que promueve la cultura del BIEN HACER en el mundo empresarial. Un intercambio de bienes y servicios que pone la mirada humana en todos los actores de la cadena de producción y destina lo recaudado a una reinversión local, partiendo de la premisa de que la disponibilidad de alimentos, como así también su modo de producción y origen, son clave para el bienestar y desarrollo comunitario.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.